Inflamaciones, un asesino silencioso

woman wearing green sweater

Existen 2 tipos de inflamaciones, la inflamación aguda, y la inflamación crónica. Ambas se producen como respuesta del organismo ante un intruso en tu cuerpo como una bacteria, un virus, una herida, o incluso puede llegar a ocurrir debido a la mal interpretación del cuerpo con alguna célula.

Por lo general se presentan síntomas claros de inflamaciones, como enrojecimiento de la piel, cambio de temperatura en el área inflamada, protuberancias, entre otros. Pero existe un mal silencioso que contribuye a las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes tipo 2 y otras afecciones.

Este es las inflamaciones crónicas de bajo grado, y entre sus síntomas podemos encontrar los siguientes:

grayscale photo of woman in white collared shirt

Debilidad: Estar expuesto a un dolor constante, aunque leve y a una inflamación, puede provocar debilidad generalizada, o debilidad en ciertas partes del cuerpo donde la inflamación esta presente.

Fatiga: Sentir fatiga es algo muy común en inflamaciones crónicas, es como tener fiebre durante muchos días.

Dolor de articulaciones: En el caso de artritis reumatoide la inflamación de las articulaciones es un mal común, dado que el sistema inmune ataca las articulaciones, causando inflamación, enrojecimiento y dolor, debe ser tratado adecuadamente.


Problemas estomacales: Hinchazón, diarrea, calambres, estreñimiento y muchos gases pueden ser síntomas de enfermedades crónicas como la enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable, alergias alimenticias, entre otros.

Niebla mental: La inflamación afecta al cerebro como a cualquier otra parte del cuerpo, causando irritación e hinchazón, y puede provocar problemas cognitivos como la niebla mental.

Ojos llorosos y nariz mocosa: En el caso de las alergias es uno de los síntomas mas comunes el encontrar ojos irritados, inflamados o llorosos. Acompañados de una nariz que moquea constantemente.

woman suffering from a stomach pain

a sick woman covering her mouth

Piel enrojecida y con comezón: Una dermatitis crónica, puede ser señal de una manifestación de una inflamación, y no necesariamente pueden estar relacionados con una alergia, por lo que una ida al doctor seria de gran ayuda para tu cuerpo.

Toser y generar flema: Síntomas como tos persistente, mucosidad espesa, sibilancias y opresión en el pecho pueden indicar una inflamación crónica como asma o bronquitis.

Encías inflamadas: La periodontitis es una inflamación que afecta a los huesos y tejidos de los dientes. Ambos pueden ser signos de inflamación crónica y señales de una enfermedad como la Gingivitis, la cual esta relacionada con posibles paros cardiacos.


Depresión: Lidiar con dolores y malestares diarios puede ser muy desgastante mentalmente, llegan a empeorara la salud mental y generar ansiedad, estrés o depresión. Aunque también el tener una mala salud mental puede llevarte a generar inflamaciones en tu cuerpo.

Obesidad:  Tener grasa extra, particularmente alrededor de la sección media, es una señal de que tu cuerpo está estresado y la inflamación es otra reacción al estrés. Mantener un peso saludable es una de las mejores cosas que puede hacer para controlar la inflamación.

woman wearing black off shoulder dress

Recuerda que todos estos síntomas son reacciones de tu cuerpo, el cual trata de decirte que algo no esta bien, y que debes actuar al respecto, a pesar que son síntomas que pueden considerarse “leves” puede tener consecuencias muy graves en tu vida, por lo que actuar con ello seguramente mejorara tu calidad de vida, y te ayudara a alcanzar tus objetivos.

Deja un comentario

× Whatsapp
A %d blogueros les gusta esto: